EE Edificios Euroclima+
14 de Septiembre, 2021

Primeras Auditorías en Edificios Municipales

El Proyecto “Edificios Municipales Energéticamente Sustentables”, presentado por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC) y el Copenhagen Centre on Energy Efficiency (C2E2), se circunscribe dentro del Programa Euroclima+, de apoyo al fortalecimiento de los marcos institucionales, legales y regulatorios para la promoción, difusión y ampliación de capacidades en eficiencia energética, orientado a las autoridades locales para el diseño, financiación e implementación de políticas públicas. El mismo, se centra en la eficiencia energética en edificios municipales.

Como primer paso y para lograr desarrollar un diagnóstico de la situación en materia de Eficiencia Energética de los edificios públicos municipales, se realizaron, en esta primera oportunidad, auditorías en las localidades de la provincia de Buenos Aires, pertenecientes al Proyecto: San Antonio de Areco, San Miguel, Rauch, Chacabuco y Tapalqué; con base en datos empíricos objetivos y mensurables. El objetivo del diagnóstico y las auditorías es detectar edificios con posibilidad de mejoras en relación a la eficiencia energética, para formular a futuro, iniciativas que se adecúen a las condiciones locales y así llevar a cabo proyectos pilotos que consten de obras civiles o inversión en tecnología o equipamiento para mejorar la eficiencia energética de los edificios evaluados.

Las auditorías energéticas tienen en cuenta diferentes rubros como son la iluminación, la envolvente térmica (teniendo en cuenta el aislamiento, los cerramientos, el acristalamiento, entre otros) y las instalaciones de calefacción, refrigeración y ventilación.

Para comenzar, se desarrolló una “Auditoría global” (AEA-G) en base a una selección prioritaria de edificios municipales. Sobre el universo de edificios analizados se consensuó luego una muestra representativa a la que se le realizó una “Auditoría detallada” (AEA-D)

Una auditoría global o AEA-G requiere del relevamiento del edificio y la verificación de la existencia o no de ampliaciones o modificaciones en su estructura e instalaciones. Para esto es necesario contar con documentación gráfica detallada. Se realizó el relevamiento del tipo de sistema constructivo que componen las envolventes de los edificios, considerando techos, muros, carpinterías, lucernarios, pisos, etc. 

Se han realizado también mediciones y verificación según obra terminada y se compararon con los planos y registro gráfico existentes. Se registró la cantidad y tipo de luminarias; los sistemas electromecánicos instalados, incluyendo bombas, motores, ascensores, aire acondicionado, etc. Se realizaron también encuestas socio-energéticas para facilitar la recolección de la información como paso previo a una AEA-D (Auditoría detallada). Esto permitió registrar la opinión de quienes utilizan las instalaciones sobre el comportamiento ambiental de la edificación, la cantidad de ocupantes, la agenda de uso del edificio y su equipamiento, la cantidad y tipo de equipamiento energético, los consumos de energía y combustibles, entre otros. Con esta información se planificó y discutió qué casos resultaban factibles de realizar una AEA-D por el alto costo que tienen. Por otra parte, es importante aclarar que tanto las AEA-G como las AEA-D varían según la función y nivel de complejidad de los edificios auditados. 

Las auditorías comenzaron en noviembre de 2020, como parte de un proceso que cuenta con diversas etapas. Se inició realizando las encuestas de Fase 1; las mismas fueron enviadas a los municipios para que realicen el primer paso, que es su autoevaluación. Se remitió a los municipios  una encuesta de percepción de confort a funcionarios mediante el envío del cuestionario, indagando sobre el confort térmico y lumínico de los edificios considerados. Luego se avanzó a la siguiente etapa, que consta de la ejecución de las auditorías globales, donde se recopilaron y organizaron los datos de la primera fase. Posteriormente se ejecutaron las auditorías de recorrido en las que se generó un registro fotográfico de las instalaciones y se realizaron mediciones de consumo de energía y gas. 

El siguiente paso consiste en realizar una auditoría detallada o AEA-D, la misma posee los mismos requisitos que una AEA-G, sin embargo y dado el alto costo de una AEA-D es necesario analizar y planificar cada caso a analizar para evitar pérdida de información. Esta pérdida es más usual de lo que puede esperarse y se debe a factores humanos y del instrumental. 

El instrumental empleado para el desarrollo de estas auditorías, entre otros, fue el siguiente:

  • Cámara termográfica: Es un dispositivo que mide la temperatura y ofrece una imagen térmica de los objetos, sin necesidad de contacto, a partir de las emisiones de radiación infrarroja de estos.

  • Estación meteorológica portátil: es un tipo de estación meteorológica digital diseñada específicamente para ser fácilmente transportable, son multifuncionales y pueden medir varios parámetros.

  • Micro adquisidores de datos: son dispositivos electrónicos que registran datos en el tiempo o en relación a la ubicación por medio de instrumentos y sensores propios o conectados externamente. Pueden registrar valores de temperatura, humedad, iluminación, energía eléctrica, etc. 

  • Anemómetro: Es un dispositivo que mide la velocidad del viento. En interiores, un anemómetro mide la velocidad y el caudal del aire.

Dentro de la etapa de auditorías detalladas se realizaron visitas a las distintas localidades. Se efectuaron dos viajes a San Antonio de Areco para auditar los edificios seleccionados; la primera semana se recorrió el edificio municipal, donde se colocaron sensores de humedad y temperatura. Posteriormente se recorrió el Hospital Municipal, donde se instalaron diferentes tipos de sensores y una cámara termográfica. Se desarrolló el mismo procedimiento en una sala de atención primaria en uno de los barrios de la localidad. La segunda semana se visitaron los edificios anteriormente recorridos, se recolectó la información captada por el instrumental instalado y se retiraron los elementos de medición. Luego se encuestaron a 22 personas sobre confort térmico y lumínico de los edificios considerados.

Se efectuaron también dos visitas a San Miguel. Se recorrió allí el Palacio Municipal, que resultó ser una construcción extremadamente antigua; luego se consideraron otros edificios y finalmente se seleccionó el CDIF (Centro de Desarrollo Infanto Familiar) en el Barrio Santa Brígida. En los mismos se colocaron estaciones meteorológicas para registrar los valores de temperatura y humedad.

En Chacabuco se recorrió el Palacio Municipal y se visitaron todas las oficinas del edificio. Como parte de la auditoría energética se realizaron encuestas y se efectuaron mediciones de temperatura y humedad en los puntos relevantes. Se dejaron además tres adquisidores de datos instalados. Luego se visitó el Centro de Integración Comunitaria (CIC). Se relevaron allí también los valores de temperatura y humedad. Una semana más tarde se volvieron a recorrer los edificios nombrados y se retiró el instrumental instalado previamente. Se volvió a recorrer el CIC y se efectuaron las encuestas pertinentes y los relevamientos restantes.

Respecto a la metodología para la implementación de las auditorías energéticas, se propuso el uso de la Metodología de Autoevaluación Energética elaborada por C2E2. Se analizó dicha metodología y se la adaptó a las posibilidades y los recursos disponibles en relación al instrumental del LAYHS (Laboratorio de Arquitectura y Hábitat Sustentable), institución argentina que busca desarrollar estrategias de diseño con el fin de adaptar las construcciones al cambio climático, mitigando y reduciendo emisiones de gases de efecto invernadero. Al considerar infraestructuras edilicias muy diferentes, con variados fines y usos y de diversas dimensiones y complejidades, se realizó un diagnóstico previo para poder planificar las auditorías ya sean globales o detalladas. 

En el municipio de Rauch, la primera visita fue al Palacio Municipal donde se colocaron tres dispositivos: en el despacho del intendente el cual mide temperatura y humedad, la segunda en la sala de tesorería, por trabajar más personal, y el tercero se dejó al exterior para medir las condiciones ambientales. Se registró el consumo eléctrico y de gas. Luego se trasladaron al hospital municipal, donde los recibió el director; allí se dejó un dispositivo más y se realizaron las mediciones de gas y luz.

Por su parte, en el Municipio de Tapalqué se ha visitado el Palacio Municipal y el Museo. Allí, en ambos lugares se colocaron los dispositivos para medir temperatura y humedad, y se registraron el consumo de luz y gas.

Se realizaron auditorías energéticas detalladas en los edificios públicos municipales seleccionados para determinar la situación actual de las instalaciones y la identificación de áreas de oportunidad para conseguir ahorros energéticos, cuya condición es no afectar adversamente el confort o la calidad de servicios ofrecidos por parte de la institución municipal. 

Se pretende a futuro ejecutar una serie de proyectos piloto en edificios públicos municipales seleccionados, considerando intervenciones como: modificaciones y mejoras edilicias, cambios en equipos de refrigeración y calefacción, mantenimiento de equipos y maquinarias, instalación de luminarias más eficientes, de tecnología para el ahorro y la EE, de equipos de energía renovable, de equipos de control, entre otros. Los proyectos piloto a plantear tienen el propósito de convertirse en unidades demostrativas y ejemplificadoras a favor de la eficiencia energética, incentivando a futuros desarrolladores y promotores de eficiencia energética en instituciones, tanto públicas como privadas. También se busca reducir las cuentas oficiales por el consumo de energía eléctrica, generando cambios conductuales en las personas y propiciando la introducción de tecnologías de mayor eficiencia. El desarrollo de proyectos piloto buscará promover la cultura del uso eficiente de la energía en las autoridades y funcionarios públicos municipales afectados al uso de las instalaciones, y la innovación tecnológica y la sustitución de equipos por otros de mayor eficiencia.


Compartir en redes

 

 

Ver todas las noticias