Municipalidad de General Alvear: Termotanques solares sociales para San Pedro Del Atuel.


16/02/2018

El sol es adorado por muchas culturas, que ven al astro rey como una fuente de energía inagotable. Hoy, los habitantes de San Pedro del Atuel pueden dar fe de eso, es que gracias a los modernos termotanques solares que han sido instalados en el distrito, sus vidas cambiaron radicalmente al poder contar con agua caliente, las 24 horas del día, con solo abrir una canilla.

Levantarse temprano, conseguir leña, encender el termotanque y esperar varios minutos para poder darse una ducha de agua caliente. La misma escena se repetía por las noches, al llegar de trabajar, pero todo eso quedó atrás en el distrito sureño gracias al programa “Un sol para Carmensa”.

“En el distrito tenemos una problemática importante que es la falta de gas natural” cuenta Víctor Benítez, delegado de Carmensa, “la idea fue acercar a la gente del distrito, en cuanto a las comodidades, a las mismas que tienen en el centro del departamento”. Y es que este tipo de obras, que para aquellos que cuentan con red de gas desde hace años pueden parecer pequeñas, significan un gran cambio en la forma de vida de quienes no contaban con la ventaja de abrir una canilla y tener agua caliente, por ejemplo.

“Nosotros habíamos visto este tipo de termotanques, y nos había interesado, pero después cuando llegó Un Sol para Carmensa, realmente nos ayudó ya que nosotros solo tuvimos que pagar la instalación” cuenta Ana Pozebón, vecina del distrito, quien es una de las testigos del cambio que significó, “antes calentábamos el agua con un calefón a leña, teníamos que calentar el agua en la tarde para la noche, realmente el hecho de tener agua caliente apenas te levantas es un gran cambio”.

Pero la llegada de estos 130 termotanques no solo redunda en el beneficio para quien lo tiene instalado, sino que también genera mano de obra para los carmensinos, que ya no deberán viajar hasta el centro para poder trabajar, es el caso de Juan Carlos Farías, quien realizó las capacitaciones y ya lleva cerca de 17 instalaciones. “Yo me dedicaba a hacer changas en el centro, y como tenía algunos conocimientos en cuanto a cañerías me animé a hacer el curso. A partir de ahí pude dejar de viajar al centro, y empezar a trabajar acá, en mi lugar” dice orgulloso.

En total fueron 25 personas que se capacitaron para instalarlo, “pero también se generó mano de obra indirecta, ya que muchos comenzaron a realizar trabajos de metalurgia para fabricar soportes para los termotanques” dice Benítez.

Ramón Pérez, es uno de ellos, él vive en una humilde vivienda del distrito junto a su esposa, y si bien al principio tuvo cierto recelo al aceptar la instalación del termotanque solar“porque pensé que me iba a salir caro” hoy se siente muy conforme “porque lo instalé hace dos meses, a los veinte días lo purgué y hoy estoy muy contento. Antes tenía un calefón a leña y me tenía que levantar temprano para encenderlo, pero eso cambió porque ahora a cualquier hora tengo agua caliente” dice con alegría. Además a partir de  la llegada de este beneficio también se incrementó su fuente laboral, ya que comenzó a construir las bases de hierro que sirven de soporte para los termotanques, “ya me han pedido tres más, además del que hice para mi. Gracias a Dios me generó más trabajo”.

Actualmente hay 49 termotanques instalados, “y es raro el día que no entreguemos alguno” dice Benítez, en tanto que los demás están siendo entregados y colocados paulatinamente, “Ya tenemos una parte hecha, solo nos falta la última parte” dice Marisa Peralta, quien se mudó hace poco a una nueva vivienda y está ansiosa por poder contar con el termotanque, “hay varios vecinos y amigos que lo tienen, todos dicen que les ha resultado bien porque calienta rápido el agua y además ayuda a la economía”.
Progreso. Esta palabra hoy se ha transformado en sinónimo de los termotanques solares, al menos para los vecinos de San Pedro del Atuel, que pueden ver cómo su querido hogar se acerca en cuanto a comodidades, que hoy ya son derechos, a las que gozan en los grandes centros urbanos. “Estamos muy agradecidos porque trajeron algo lindo, que es muy bueno. Realmente nos ha cambiado la vida” dice María Rosa López, una vecina del distrito que todos los días se levanta a las seis de la mañana para ir a darle alimento a sus animales, y que ahora, gracias a “Un sol para Carmensa”, antes de partir, puede tomar un té o unos mates con tan solo abrir la canilla de agua caliente.