La Unión Europea reconoce el trabajo contra el cambio climático de diez ciudades argentina


23/08/2019

Argentina es un país eminentemente urbano ya que un 92% de su población reside en ciudades. El ritmo frenético de los entornos urbanos genera problemáticas como contaminación, problemas en la movilidad, exposición a cambios de temperatura extremos o grandes precipitaciones. En vista de esa realidad, el país se comprometió en 2016 a reducir en un 37% sus emisiones de CO2 hasta 2030.

Paralelamente al trabajo del gobierno central, más de 200 municipios de Argentina se encuentran trabajando intensamente por limitar los efectos del cambio climático a través de su participación en la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC). De este total 123 ciudades decidieron además adherirse al Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía, iniciativa global que forma parte del Programa Internacional de Cooperación Urbana para América Latina y el Caribe (IUC-LAC), de la Unión Europea.

En el marco del Pacto Global, representantes de gobiernos locales, regionales y nacionales de Argentina, Brasil y Paraguay fueron invitados a reunirse del 21 al 23 de agosto en Corrientes, en el cuarto taller de capacitación para ciudades firmantes que imparte la Unión Europea.

Con aporte técnico del Centro Común de Investigación (JRC) de la Unión Europea, las jornadas tuvieron el objetivo el intercambio de experiencias y la capacitación de ciudades en el diseño de su Plan de Acción Climática y de Energía Sostenible, documento que describe las actuaciones de las urbes en materia de mitigación y adaptación climática.

En dicho taller y con la presencia del intendente de la ciudad anfitriona, Eduardo Tassano, se concretó el evento de reconocimiento a las municipalidades de Argentina firmantes del Pacto que ya han presentado sus planes de acción climática, estas son: Monte Buey, Godoy Cruz, Caseros, Camilo Aldao, Venado Tuerto, Bell Ville, Villa General Belgrano, San Antonio de Areco, Chacabuco y Arteaga. Estas diez ciudades son las primeras en América Latina en presentar su estudio que fue validado a nivel internacional por el JRC.