La huerta agroecológica de la ciudad de Crespo es un sol en la oscuridad.


28/07/2019

La huerta agroecológica comunitaria Miryam Gorban, que está ubicada en el Vivero Municipal de Crespo (Estrada y Chaco), es un faro para seguir en el camino de la producción de alimentos sanos.

El grupo de trabajo autogestivo, que se prepara para cumplir dos años de vida en agosto, insiste con la necesidad de contar con más manos que se sumen para colaborar en el mantenimiento del espacio.

Hace 11 días organizaron una feria y trueque agroecológico por lo que ahora están pensando la próxima actividad relacionada con el intercambio de semillas y plantines. Además, en cada encuentro, brindan información a los interesados en armar huertas urbanas y todos los sábados abren las puertas para convocar nuevos integrantes.

"Intentamos cultivar para autoabastecernos y compartir, en la medida que podemos, la visión sobre la importancia que tiene el consumo de alimentos sanos y naturales", respondió a UNO la fonoaudióloga Mariangel Albornoz Laferrara.

Necesaria

La lluvia que está cayendo en la región es bienvenida en la huerta Miryam Gorban de Crespo porque las semillas la estaban necesitando. Este marte, los integrantes del proyecto Minhoca, también agradecieron el agua que cae del cielo: "ya sembradas las chacras con los cultivos de invierno (cebada, trigo, centeno, arveja) estábamos esperando un poco de agua que garantice el nacimiento de nuestras semillas", escribieron en Facebook.

El grupo que trabaja en Crespo está integrando por unas 10 personas que tienen entre 19, 22, 30 y 50 años con actividades laborales también variadas: hay artesanos, profesionales, artistas callejeros, docentes, músicos y creativos.

La experiencia de la huerta agroecológica comenzó en un predio municipal aprovechando algunas herramientas que fueron cedidas por el estado que además coordinó capacitaciones del INTA.

Fuente: https://www.unoentrerios.com.ar/la-provincia/la-huerta-agroecologica-crespo-es-un-sol-la-oscuridad-n2515221.html