La Dirección de ambiente de la Municipalidad de Lavalle ha plantado más de 400 árboles.


17/04/2019

La forestación se encuentra dentro del proyecto iniciado en el año 2018 por la Dirección denominado “Un jardín pintado de emociones”, y tiene el objetivo de mejorar los espacios de recreación de los infantes a la vez que colaborar con el progreso del ambiente en general.

Los árboles son proveídos por la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la Provincia, dentro del programa la Escuela se planta frente al cambio climático y que contempla no solo las instituciones escolares sino también a la comunidad interesada en colaborar con la forestación en pos de cuidar y mejorar la calidad de nuestro ambiente, es decir, la casa de todos.

Recordando que al plantar un árbol se disminuye el aumento de la temperatura muy conocido como efecto invernadero, y al mismo tiempo, su capacidad de eliminar el dióxido de carbono, letal para seguir aumentando el calor de la atmósfera, mejoraría el clima local haciendo bajar las altas temperaturas. Los árboles nos aportan oxígeno suficiente para abastecer a todos los seres vivos, atrapan partículas contaminantes como el polvo, humo o cenizas que pueden ser nocivos para nuestros pulmones.

También podemos mencionar que ayuda a  conservar el agua y reducir la erosión del suelo, ya que las ramas y hojas, naturalmente preparadas para ello, reducen el impacto de la erosión a causa de las precipitaciones, y además permiten que el agua de lluvia penetre profundamente en él nutriéndolo.  Sus copas nos protegen del sol y por ende de las enfermedades que éste provoca, filtran y reducen la velocidad del viento, proveen de  materias primas fundamentales como la madera, papel y lo más importante,  alimentos ricos y saludables.

En lo que respecta a la alimentación, existen una gran cantidad de especies hervíboras que aprovechan sus frondosos ramajes para poder alimentarse correctamente, inclusive muchas de ellas que son Trepadoras los utilizan como hábitat natural, además de las aves y otros animales que pueden utilizar a los árboles como hogar y refugio, mediante el armado de los nidos que justamente, son construidos en base a ramas y hojas.

Los árboles son transmisores de paz y armonía, claro,  como si no fuese suficiente con toda esta actividad que despliegan de manera incesante a lo largo de su vida se les adjudica ser capaces de reducir los niveles de violencia de las personas, de bajar los niveles de estrés, y de curar algunas enfermedades conductuales y psíquicas por su directa asociación con la naturaleza y la paz de los campos donde proliferan.

Como podemos apreciar su importancia en la vida del planeta es fundamental, sin embargo y lamentablemente, no está acompañada por un comportamiento humano acorde y en sintonía con colaborar en su preservación.