La ciudad de Pérez comenzó a trabajar en la definición de su Plan de Acción Climática.


17/04/2019

Durante la jornada, a cargo de Florencia Mitchell y Juan Manuel Aguilar, asesores técnicos de la RAMCC, se definieron los principales ejes de trabajo, con intervención de representantes de diferentes áreas municipales, donde cada uno pudo aportar y debatir acerca de objetivos y posibles medidas a implementar de cara al 2030, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse al cambio climático.

De esta forma se dio inicio a la confección del Plan Local de Acción Climática del Municipio del Municipio. La confección de este plan es la continuación del trabajo que se viene desarrollando con los responsables de ambiente, quienes realizaron desde su adhesión a la RAMCC, su Inventario de Gases de Efecto Invernadero para los años 2014 y 2016.

De la actividad participaron más de 10 representantes de las distintas áreas de la municipalidad, lo que demuestra el compromiso municipal con la acción climática y enriqueció ampliamente los resultados del taller, garantizando la transversalidad de las propuestas y la multiplicidad de miradas. Entre otras, participaron las áreas de Inspección General, Cultura, Salud, Industria y Planeamiento.

De la actividad surgieron propuestas de objetivos concretos de reducción de emisiones y se analizaron las acciones que se están llevando a cabo actualmente y aquellos potenciales proyectos que permitirían alcanzarlos. Tomando en cuenta los resultados arrojados por el inventario de gases de efecto invernadero (GEI) realizado, que pone en evidencia el impacto del consumo de energía en sus distintas formas, se establecieron líneas de trabajo referidas a la eficiencia energética y la implementación de energía renovable en la ciudad. La actividad industrial, en los inventarios, demostró ser la principal consumidora de energía de la ciudad, por lo que acciones específicas para este sector deben ser desarrolladas. Resulta así fundamental el acompañamiento por parte del gobierno local para que las industrias puedan implementar medidas de uso racional de la energía y diversifiquen su matriz energética. Estas acciones y proyectos, complementados con las definidas en relación al transporte sustentable y la gestión integral de los residuos orgánicos, reforzarían los esfuerzos del municipio en la minimización de las emisiones de GEI.

Por otro lado, se analizaron también los principales desafíos que debe afrontar la ciudad ante la realidad del cambio climático. Se analizaron las tendencias climáticas para la zona y se reconocieron las principales vulnerabilidades del partido frente a ellas. Surgieron de ese trabajo líneas de acción específicas para garantizar que la población no sólo pueda hacer frente de forma eficaz y eficiente a los posibles eventos climáticos extremos, sino que también pueda seguir mejorando su calidad de vida. En este sentido, se identifica como principal necesidad el trabajo en la gestión del agua, surgiendo como línea de trabajo más importante la elaboración de un plan hídrico integral.