Karl Pasch: “Pienso que Argentina tiene un gran potencial para las energías renovables”


22/09/2018

La visita de Pasch forma parte de las actividades que desarrolla la Red Argentina de Municipios contra el Cambio Climático. El año pasado el intendente Darío Schneider hizo una vista a Alemania y Dinamarca en el marco de esa red. Durante una entrevista exclusiva con Paralelo 32, el visitante extranjero estuvo acompañado por el secretario de Desarrollo Urbano y Ambiente, arquitecto Omar Molteni, y la bioingeniera Alexia Rolandelli, integrante del equipo técnico de la Secretaría. Pasch pudo expresarse en un castellano muy fluido, aunque no es un idioma que domine completamente. En la exposición del Centro Comercial, prefirió usar el idioma alemán con apoyo de traducción a cargo de Roberto Lambrecht.

Energías renovables

–  ¿Cuál es su análisis sobre cómo estamos en esta zona sobre energías renovables?

—  Yo pienso que Argentina, en general, tiene un gran potencial para las energías renovables. Especialmente, aquí en Entre Ríos, he visto otras ciudades también, estuve en Paraná, Valle María, Crespo, Oro Verde y también en Santa Fe. Me parece que la ciudad de Crespo hace buenos trabajos, los proyectos que visité me demostraron experiencias muy buenas, como el tanque solar en el Parque del Lago. Es una muy buena idea para hacer propaganda a la distribución de energías renovables. Me gustan mucho esas ideas. También estuvimos en la planta de tratamiento de residuos, con el proyecto de bioconstrucción. Fue muy interesante, es un ejemplo sobre cómo los ciudadanos pueden generar ideas propias. Es muy interesante y buen potencial, no solamente en la naturaleza con energía solar, eólica o biomasa. Sino también el potencial de la gente que vive aquí.

–  ¿Cuando se habla de energías renovables, también se incluye lo que la gente puede hacer en materia de reciclado y autogeneración de energía?

— Es muy importante que la gente actúe. Cuando hablamos de energías renovables, se trata de cambiar en pensamiento de la gente. Porque las energías renovables son energías descentralizadas. Por eso, es importante que la gente pueda cambiar las ideas, como veo en Crespo. Me parece que Crespo está en una curva ascendente. Me gusta mucho cuando veo eso. Crespo tiene varios aspectos favorables para las energías renovables, es una ciudad pequeña, no es como Paraná o Rosario. Ellos tienen problemas distintos. Ustedes tienen la posibilidad de ir al frente en el desarrollo de energías en esta región. No sé sobre todo el país.

–  Ud. dijo que para los desarrolladores la Patagonia es el sueño ideal sobre dónde poner una planta eólica. ¿Hay otros lugares parecidos?

—  En la costa marítima siempre hay vientos suficientes. Pero es un pequeño sueño sobre dónde tener una situación como Patagonia en otras partes del mundo. En las altas montañas, hay vientos, pero allí el problema son los terremotos. Es difícil. También es favorable para desarrollar una zona como esta, donde no hay montañas ni forestaciones de árboles grandes.

Energía solar

–  ¿Qué ventajas tenemos en irradiación solar sobre Alemania, que tiene muy desarrollada la producción fotovoltaica?

—  Ustedes tienen una radiación solar más grande que Alemania, casi el doble. El mínimo es un 75% mayor comparado con los lugares donde hay sol en Alemania. En algunas partes no tenemos bastante sol, especialmente porque está muy nublado. Es una cosa distinta. Como economista, estos proyectos son una cosa de recursos y especialmente de la economía. Se puede calcular un proyecto, cuando se va a construir un proyecto propio en la casa es una cosa relacionada con los costos, pero también con el marco económico propio. Hemos hecho un pequeño cálculo sobre dos proyectos, uno aquí y otro en Alemania. Con la misma capacidad, y al final, la situación aquí es buena, pero no es… el precio de la electricidad debe subir, entre la diferencia del precio a base de energía solar y el precio que se debe pagar con el sistema eléctrico existente; la diferencia no es tan grande, pero está en favor del sistema solar. La gente me ha dicho, en los últimos días, que los grandes problemas son los recursos y la tasa de interés, cuando necesitas un crédito. Me parece el problema más grande.

–  ¿Qué vio en materia de capacidad en mano de obra? ¿Hay gente capacitada en Argentina?

—  Hay bastante. Me pregunto por qué estoy aquí, porque ustedes tienen bastante buena capacidad (sonríe). Es una cosa muy favorable, puedo discutir con expertos de acá casi en el mismo nivel.

Proceso de cambio

–  El pasaje de la matriz hidrocarburífera a la matriz de energías renovables, le está llevando a Alemania mucho tiempo y mucho costo.

—  Y el cambio de mentalidad. Don’t forget (no olvidarlo, lo dijo en inglés) El cambio de mentalidad es lo más importante.

–  ¿Es lo más difícil, también?

—  Para los viejos, sí; para los jóvenes espero que no.

–  ¿En qué hay que cambiar la mentalidad?

—  Yo no soy psicólogo. Normalmente se dice que, cuando el precio subió en la producción de electricidad a base de carbono y gas; las energías renovables son más baratas. La gente cambia, es una cosa lógica. El cambio de vida empieza en casa. Por ejemplo, cómo se usa el calor; o qué se hace con una refrigeradora o un televisor. Cuándo sales de casa, ¿desconectas o no los aparatos eléctricos? Hablamos sobre hábitos, son cosas pequeñas pero se vuelven grandes si todos hacemos lo mismo. Me gustó mucho hacer una presentación para las escuelas. Esto es importante, porque me gusta mucho que haya proyectos a nivel educativo en Crespo. No solamente, en la Universidad, esto es obvio. También en las escuelas con los pequeños niños, es muy importante cuando podemos tomar este reto con los pequeños. Es una muy buena idea.

Ahorro

–  ¿Hubo mucha discusión política y de intereses a la hora de pasar a las energías renovables?

—  Fue una discusión muy fuerte hace unos 15 años. Ahora, tenemos acuerdo porque no queremos energía nuclear o a base de carbón. La discusión es qué pasa con el gas, que es casi limpio y es simple de manejar. Tenemos bastante gas de Rusia y de otros lugares del mundo. En las encuestas surge que entre el 70% y el 80% de la población está con las energías renovables. La única cosa es que necesitan aceptar que deben cambiar su tipo de vida. Es otra conducta.

–  ¿Lo básico del cambio de conducta es ser más ahorrativo y cuidadoso con lo que se consume?

—  Es muy importante. Las energías renovables son un potencial muy grande, están en Alemania, están en Francia, en Argentina. Es el primer potencial: la energía que no consumo es la energía más barata.

–  ¿A la par de cambiar de matriz energética de hidrocarburos a renovables, hay que hacer un gran ahorro de energía mal gastada?

—  Es un cambio simultáneo, pero primero hay que aprender a ahorrar. Siempre es lo primero, no importa qué uses energías de carbón o renovables. Cuando discutimos sobre un proyecto de energía solar. Okey. Puedes aceptar el actual consumo de un edificio, pero no es suficiente. Normalmente empiezas a buscar dónde puedo ahorrar electricidad. Entonces puedo deducir el costo del proyecto final. Por ejemplo, comienzas con un proyecto de diez kilowatts, pero empezar de a poco con cinco. Me resultó muy importante poder visitar las empresas del Parque Industrial. Me parece, por lo que vi, que ustedes tienen un nivel de producción muy alto. Vi niveles tecnológicos de producción totalmente nuevas, como las que hay en empresas alemanas, francesas o de Estados Unidos. Es lo que he visto, no puedo hablar en general porque no sé, pero vi ejemplos muy buenos.

El poder manufacturero

–  Alemania fue siempre una gran potencia manufacturera. En su disertación en el Centro Comercial Ud. reconoció que los paneles fotovoltaicos se fabrican en China. ¿Su país ha perdido volumen industrial?

—  Es una pregunta muy compleja. Nosotros perdimos experiencia. Mi idea personal es que hemos cometido un gran error, anteriormente. Estuvimos como número uno en la producción de plantas solares en el mundo. Mejor que Estados Unidos. Hace 20 años China no tenía una posición interesante en ese tema, aunque tienen un mercado muy grande. Los empresarios que trabajaron en el sector de energía solar, hicieron proyectos muy grandes. Vendían plantas de energía solar a precios muy caros. Vendían placas solares a un determinado precio, y los chinos con la misma eficiencia lo vendían más barato. También las empresas chinas compran patentes en Alemania y otros países. La empresa Solar World, pionera de energía solar, cerró. Era el número uno. Ahora, qué debemos producir los alemanes no sólo es una pregunta en el sector energético. También está presente en el sector automotriz y otros. Estamos en una situación de cambio en el mercado internacional para la producción de distintos productos. Debemos aceptar que Alemania, en el futuro va a producir productos de muy alto nivel de calidad. Es nuestra chance.

–  Y caros.

—  Y caros. Nosotros debemos vender nuestra ‘cabeza’, nuestra capacidad de innovar. Los otros países, como China o México, por ejemplo, tienen bastantes chances de producir más barato. Y no sólo debemos hablar sobre China o México, debemos hablar sobre India. Que tiene un potencial demasiado grande.

–  ¿Y Rusia?

—  Rusia es un mercado pequeño con 150 millones de personas. En la Unión Europea tenemos 500 millones. En Estados Unidos, 300 millones; China o India, más de mil millones cada uno. El mundo cambia. Para mí, lo importante para los países latinoamericanos es unirse, como la comunidad europea, con un mercado común. Porque es más interesante para los alemanes invertir en un mercado ampliado. Ahora, hay pocos inversores alemanes aquí, en Argentina. Las empresas alemanas invierten más en Brasil.

–  ¿Qué gana Alemania con estas capacitaciones e intercambios en las que Ud. participa?

—  ¿Qué ganamos? Ganamos experiencia, ganamos contactos personales, es importante. Aportamos nuestra experiencia, que Uds. necesitan. O como en África, especialmente, donde nuestra participación es un servicio de ayuda.

—  Alexia Rolandelli: Esta experiencia sirve para el intercambio, saber cada uno como está parado, a ambos países les sirve como experiencia. Para nosotros fue muy enriquecedora esta visita. El señor Pasch se pudo acercar al sector privado para trabajar en la misma línea y dirección.