¿Cuántos gases de efecto invernadero se generan en Carlos Paz?


19/06/2018

Los estudios revelaron que en comparación con otras ciudades de mayor tamaño, genera menos emisiones. Sin embargo, en cuanto a las emisiones per cápita, son elevadas en comparación con otras ciudades.

El Consejo de Planificación Urbano Ambiental (CPUA) realizó un estudio sobre las emisiones de gases de efecto invernadero en las calles de Carlos Paz, a través de un convenio que se firmó entre la Universidad Blas Pascal, la Asociación de Amigos del Río San Antonio y el municipio.

Según pudo conocerse ayer, la medición se llevó a cabo en el año 2016 y el informe estuvo a cargo de las licenciadas en Gestión, Anahí Bianco, Marina Savanco y Josefina Urquiza.

Se recolectaron datos sobre las características de la flota vehicular local mediante encuestas, filmaciones y la evaluación de los patrones de conducción. Carlos Paz forma parte de la Red Argentina de Municipios Frente al Cambio Climático (RAMCC), quienes recomendaron que este tipo de inventarios se realice periódicamente, como política de Estado, a fin de poder evaluar los avances y proponer nuevas acciones. Las ciudades que forman parte de la red quieren encabezar el esfuerzo nacional para cumplir con los objetivos de mitigación asumidos en la Cumbre de París.

Los estudios revelaron que en comparación con otras ciudades de mayor tamaño, genera menos emisiones. Sin embargo, en cuanto a las emisiones per cápita, son elevadas en comparación con otras ciudades. «Carlos Paz es una localidad que presenta dos características importantes: por un lado, existe un constante flujo vehicular debido a que es el centro turístico más importante de la Provincia de Córdoba y uno de los más importantes del país; por otro lado, se estima que existe un automóvil cada 3 habitantes»; reconocieron en el informe que se dio a conocer en el día de ayer.

Debido al tamaño de la localidad, a sus características geomorfológicas y a que la mayoría de los viajes realizados son cortos (0 a 15 minutos) se concluye que la ciudad es apta para el transporte no motorizado (uso de bicicletas); sin embargo, la estructura urbana refleja escasa infraestructura que propicie e incentive el desarrollo de este tipo de transporte. «Otro aspecto a destacar es la cobertura vegetal de la ciudad y sus alrededores que, al ser tan diversa y espesa, amortigua el impacto de las emisiones generadas por la flota vehicular. En este sentido cabe destacar la función central que cumple el área protegida de las sierras para mitigar los impactos»; puntualizaron desde CPUA.

FUENTE