San Isidro cuenta con la primera reserva ecológica municipal de Argentina


25/03/2018

Con 50 hectáreas que protegen a 300 especies vegetales, 200 especies de aves, y una gran variedad de insectos, peces, anfibios, reptiles, mamíferos y cultivo de plantas nativas rioplatenses, el lugar, cumple un rol fundamental para la restauración ambiental de áreas protegidas y como difusor de especies que forman parte del ecosistema que originalmente cubría la costa y barranca de la localidad.

Asimismo, por su condición de origen natural, se diferencia de otras reservas urbanas de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense, las cuales fueron creadas por el rellenado artificial del río. Por lo tanto, su formación es idéntica a la de las islas del bajo delta del Paraná en donde los depósitos de sedimentos aluvionales transportados por el río Paraná sobre el Río de la Plata, integrados por arena y en especial por limo-arcilloso, van creando terrenos cubetiformes.

Topografía y Clima

La reserva, cuenta con un relieve y  origen similar a las islas del Bajo Delta; de bordes altos (albardones) y centro deprimido. Asimismo, en sus bordes  se observan diversas comunidades arbóreas y en la porción interior – baja e inundable- predominan los humedales, bañados y pajonales mientras que, un sendero perimetral de 1.200 metros de longitud recorre los ambientes naturales mencionados.

Vale destacar, que la totalidad de la reserva es inundada durante las sudestadas, cuando el agua permanece sobre los albardones de la superficie protegida sólo algunas horas, actuando como aportes extras a la precipitación y manteniendo el subsuelo con agua dulce para las raíces de las leñosas.
El clima del área es subtropical marítimo, gracias a la acción del río con aguas provenientes de latitudes intertropicales mientras que, la temperatura anual promedio es de 17,6 °C, y las precipitaciones anuales totalizan alrededor de 1150 mm repartidas especialmente entre los meses cálidos. En invierno suelen presentarse suaves heladas.

Cuidado de la reserva y Turismo educativo

Con el objeto de preservar el ambiente a largo plazo, el Parque Natural Municipal Ribera Norte realiza estudios periódicos en su laguna, enfocándose en la conservación y restauración ambiental. A tal fin, se elaboran inventarios de especies, observando la dinámica que tienen en ese hábitat para luego hacer un diagnóstico. También, se mide, en forma mensual, el pH, la temperatura, el oxígeno disuelto y la conductividad eléctrica para garantizar la gran diversidad de fauna y flora que tiene existente.

Además, la Reserva es visitada por instituciones educativas, públicas y privadas de San Isidro y partidos vecinos, donde los alumnos incorporan conocimientos sobre la naturaleza y lo importante que es cuidar el medio ambiente, con actividades varias como talleres con materiales reciclables, el programa “Pequeños guardaparques” y con guías que los orientan en el reconocimiento de plantas nativas y los inician en la observación de especies y aves.